Agua de celofán

IMG_3222

Es una de esas mañanas en las que la Tierra parece descansar. El cielo tiene ese color de algodón en el que se transparenta la luz del sol, se difumina y hace que todo parezca estar cubierto de un velo.

El agua está tan tranquila que parece un gran papel de celofán de color plata colocado en un lánguido prado, que actúa como pantalla reflejando el horizonte.

No hay brisa, sino calidez de una atmósfera que toca los juncos y los árboles de la orilla, solo rozándolos, sin ruido, sin moverse. Y hojas de color miel caen y se acurrucan lentamente en el lecho sintiendo el otoño.

Y ella allí, de pie, contemplándolo todo con el pelo recogido en una hermosa y larga trenza que le llega hasta la cintura y un mechón que se deja caer a un lado de su rostro.

Y su cuerpo proyectado a contraluz a través de un vestido blanco y las sandalias cuyos lazos trepan por sus piernas como hiedras de satén.

Levanta su mano y la coloca a un lado del cuello. Y lo dobla ligeramente dejando que el mechón de cabello se balancee y la trenza se deshaga un poco.

Y yo … corro a abrazarla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Agua de celofán

  1. plumayluz dijo:

    Muy bonito, Desluzia.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s