A contraluz

CONTRALUZ

 

Alrededor, la esfera de una órbita.

A contraluz, una figura difuminada.

Arriba, la elevación al cuadrado.

Al lado, la superficie de una piel.

Anidando en el fondo del alma.

Abrazado, el volumen de un cuerpo.

Ante el isósceles de unas caderas,

A partir de la frente.

A tocar las formas de tu geometría.

Y ese hueco del centro del cuello, depósito de los suspiros, recoveco que se pronuncia y dibuja cuando sostienes la respiración y se vuelve liviano al desprender el aire. Pequeña vasija corpórea de la emoción, intersección de músculos entre cabeza y corazón, bósforo de Almasy, agujero blanco de miradas, imagen en movimiento de la respiración entre clavículas y esternón. Ese hueco.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A contraluz

  1. Carmen dijo:

    Cada vez que leo sobre esta parte de nuestro cuerpo, veo en mi mente esa escena del Paciente Inglés. Una de mis por siempre favoritas! Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s