Esas veces

PAU

 

Esas ocasiones en que te toca el turno y se te pasa la vez, pero decides volver a intentarlo con la esperanza de poder llegar.

Esas veces en que miras el G.P.S. y dices: ¡Va!. La vida no es ésto.

Esas mañanas de dolor de cabeza en las que te levantas y se te pasa todo al ver uno de esos amaneceres.

Esas veces en que no tienes combustible, pero, aun así, corres.

Esas ocasiones en que has resbalado treinta veces y cierras los ojos para andar entre los árboles. Y respiras. Y vuelves a resbalar. Y respiras.

Esas veces en que se te escapa la arena del reloj y encuentras un lugar donde tumbarte a la intemperie.

Ese instante en que te das cuenta de que no se trata solo del paso del tiempo sino de cómo lo transitas y abres las manos para coger algún minuto.

Esas ocasiones en las que te afirmas a ti mismo: No importa. Pero sí.

Ese momento en el que te diste y te das cuenta de que cada segundo puedes descubrir y aprender algo nuevo, ese en que creciste y creces un poco más en creerte un poco menos.

Ese momento en que, al soplar las velas, piensas: Se cumplirá.

Esas veces en las que casi no lo ves, pero allí miras, fijamente, con esos anteojos que te regalan las reservas de ilusión que guardas en la recámara de lo que te desarma. Y sí, es el horizonte.

Esas veces en las que ves tristeza y, de repente, quienes deberían romperse, te dicen: sonríe, conmigo, por mí y por ellos. Y lo haces.

Esas veces en las que escuchas la noche a solas y le dices: Dime. Ahora no nos oye nadie.

Esas ocasiones en las que te perdiste y te dijeron: Ven. Es por aquí.

Esos días en los que no querías mojarte, pero, aun así, pasas el río y la calle sin paraguas y acabas completamente empapado. Y un poco más vivo.

Esos momentos en los que aparece aquello que le da una patada a la apatía y te hace admirar profundamente.

Esas veces en las que te olvidas del reloj y no te importa.

Esas veces en las que piensas en demasiado, sin reflexionar sobre nada y, entonces, alguien te dice en silencio. Te entiendo. Y lo oyes perfectamente..

Esas veces en las que las mariposas del estómago decidieron volarte a través de los poros al leer un libro o escuchar una palabra y pensaste: Acabo de ver mis sentimientos.

Esas veces en que te rompes todos los huesos del cerebro y te das cuenta de que solo es cuestión de corazón.

Esas veces.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Esas veces

  1. rosalia69 dijo:

    Esas veces en las que tienes la suerte de toparte con un escrito tan bello como este y sentirte reflejada en cada palabra. Muchas gracias por compartirlo😀

  2. Loretta Maio dijo:

    Muy bello, Desluzia… es un placer leerte.
    Que tengas una bella semana.

  3. Esas veces en las que las mariposas del estómago decidieron volarte a través de los poros al leer un libro o escuchar una palabra y pensaste: Acabo de ver mis sentimientos… GRANDE !!!

  4. Carmen dijo:

    Qué hermoso lo has escrito. 🙂 Un besazo para ti, sigue escribiendo.

  5. Carmen dijo:

    Reblogueó esto en El Duende de las Palabrasy comentado:
    Nuestros días y noches, nuestras luchas y satisfacciones, en unos versos magníficos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s