Ilógica del modo

image

La incansable resistencia de un pacta ante un no.
La claridad de un rostro al presentir.
La elocuencia de una voz interior.
La estrecha línea que, a veces, separa un “me tiro” de un “me caigo”.
La empatía de la vista con el gusto que tiene el tacto al oído.
La alegría de la pena por valer.
La osadía de suicidarse por vivir.
El increíble poder de persuasión de un “te ayudo”.
La enorme densidad de algunas ingravideces.
La nítida tranquilidad de las manos de un anciano.
La implacable voluntad de todo nacimiento.
La impetuosa ternura de la niñez.
La inestabilidad de algunas firmezas que equilibran.
La huella indeleble de las quemaduras de calidez.
La firme conformidad de quien rubrica.
La esperanza de una lágrima en que sea la felicidad quien la haga verter.
La inmensa capacidad de convicción de lo que no necesita convencer.
La satisfacción de esa bala en la recámara que nunca se disparó.
La ilógica salud mental de un loco.
La profundidad de un modo al formar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s