Madrugadas

image

Y en los amaneceres escondidos entre cosas imprecisas y emociones encadenadas hay un duende de inspiración que les susurra a las palabras melancólicas y a los buscadores de esperanzas.
Y en los bancos de otoño, los parques descansan entre alfombras de hojas.
Y dos amantes curioseándose el despertar entre las sábanas de la primera vez.
Y un rayo de mañana entrando por la rendija de unos brazos.
Y los habitantes de la intemperie cobijándose en el manto del horizonte planeando bajo el cielo.
Y un camino a cada interior.
Y un peldaño más en cada llanura del pensamiento indubitado de los rostros cuando se miran con las manos.
Madrugadas, en algún sitio, en algún lugar, en el mundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Madrugadas

  1. Precioso relato… precioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s