Por si lo lee … Por si lo lees

CD218CC1-8BDE-4AF0-9829-06363E3F01EF

Es como una hoguera en la playa, como dormirte en el sofá.
Un poema inaudito encontrado en una vieja librería de Estambul.
La lontananza detrás de las buganvillas salvajes en un acantilado.
Es como ver por primera vez una ópera, como un bosque mientras caen las hojas en otoño.
La minuciosidad del malabarista encima de un clindro, la infinita paciencia de un restaurador, la tenacidad de un investigador esperanzado.
Aquel curso en que perdimos las clases y la virginidad, en que aprendimos y emprendimos un poco o mucho la vida.
Es como el silencio enternecedor de un patio de butacas en una entrega de premios de una escuela.
La curiosidad de cuando observas a personas desconocidas en su cotidianidad.
La atracción evocadora de las aldeas medievales, de las alcobas con sábanas bordadas, de las voces de radio en la madrugada.
Es como todos los “te quiero” compartidos en los portales, como el aroma de las películas de los 50, como la evocación al misterio de la niebla en las calles solitarias.
Aquellos inventores locos y aquellas mujeres revolucionarias entre las kentias y la porcelana de los salones victorianos.
Esas cenas de cotillón entre guirnaldas de los 80 y Mujercitas en la tele.
Es como un amuleto en las manos supersticiosas de quien ruega, como una tormenta con duende.
La sensibilidad inquieta y sincera de quien entrega un regalo, el color de la confianza.
Esa pasión por la vida de quien resiste, la inefable adrenalina de conseguirlo.
Es como las obras que, bonitas y tímidas, están y te arropan en las salas pequeñas de los museos, como la última fila de asientos del autocar con los amigos.
Esa señal de tráfico que te guía cuando vas perdido, como un prado irlandés en verano.
El resplandor de los rostros de los refugiados cuando alguien los rescata, la voz misericorde de quien comprende.
Es como tu bolígrafo de escribir, como un mensaje dando una buena noticia.
Una villa encantadora en medio de la campiña, los ojos sabios y abrazantes de quien perdió y busca un hogar.
La interacción inconsciente y embriagadora de todo lo abstracto, el clima templado de los encuentros cómplices.
Es como todo eso y mucho más.
Y puede que no lo sepa. Por eso lo escribo. Por si lo lee. Por si lo lees. Seas quien seas. Estés donde estés.Vayas donde vayas.
Porque todos y cada uno podemos ser o somos un poco o mucho de todo eso. Podemos contemplarlo y sentirlo en otras personas o que lo vean y sientan en nosotros.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Por si lo lee … Por si lo lees

  1. Lo he leído y estoy formando parte de ese clima templado y de lo abstracto y…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s