Desde el café de la plaza

4FFD5DBB-AAC4-4BE2-B3B3-B59C83BAFA48

Desde el café de la plaza se ve al tendero reponer el aparador con vistas a la iglesia. Dos coches esperan al semáforo que cede el paso a circuitos transeúntes, mientras los primigenios rayos de Sol de la mañana hurtan la oscuridad de la estación.
Junto al quiosco, los adoquines son el lecho provisional de la prensa, colindando con la espera de futuros pasajeros de autobús.
Es como un verso breve del inicio del día.
Y, ahora, dime: ¿Cuándo fue la última vez que fuiste libre?.

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

El ingenio

B92ED594-8C11-42CA-B1F7-D5A776E8AB87

En la orilla de los días.
Entre los circuitos permanentes de lo imperceptible.
Puede estar en la telúrica ingravidez de las calles, en las paredes refugiadoras de las casas, en el instinto manufacturero de una fábrica o en el reposo contemplativo de un porche.
Perdulario orden que embellece las fábulas e historias de los arrabales y de los predios.
Tallo vertebral del arte.
Fórmula de lo lírico.
Don de la capacidad.
Viste de magia la pintura, de literalura las palabras, de gracia la música y de originalidad lo cotidiano.
Es capaz de mostrar el alma de una piedra, de la arcilla, de la madera, del papel, de todas las cosas.
Convierte en mensaje los sentimientos.
Péndulo localizador del agua que da vida a la creación.
Materializa lo intangible moldeando la espiritualidad.
Pensamiento arrellanándose en una obra.
Escondite de la intuición absorbida.
Y, cuando lo contemplas, el mundo se para un instante y parece decirte: Siempre habrá esperanza.

* Imagen: Pintura de Davina Nicholas.

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Tu nombre

0B03FE7E-EE10-4EF7-A33E-73B69EBE6452

Dime qué hay dentro de los libros,
la filosofía geométrica de los versos clandestinos,
cómo nace un pensamiento.
Dime si fuiste a vivir, si siguen tus sueños,
la inquietud resplandeciente de los preludios,
el tejido indómito de la exuberancia.
Dime el significado del diccionario de la intuición,
el devenir abstracto de las circunstancias,
el secreto de toda existencia.

Tu nombre, pseudónimo de domiclio.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Blade Runner 2049

622D8B03-E35E-465E-9209-3DB06177B184

Es una fotografía dentro de muchas fotografías. Una película de imágenes preciosas.
Tiene ese encanto melancólico y atrayente de las revoluciones románticas.
Es una poesía dentro de muchas poesías.
Una oda al alma y al nacimiento, a lo humano de cada sentimiento.
Es el rojo de esa necesidad que todo ser tiene de sentir, envuelto en una capa de ese gris suave que tienen las mañanas de Halong con pinceladas del ocre anaranjado de las dunas del Sáhara.
Es un grito a la igualdad envuelta entre una calima que parece arroparlo todo. Incluso la tecnología se diluye en una especie de sfumato que la hace casi sofisticada.
Es como un paseo lánguido entre soledades que se encuentran, consuelan y reconocen.
Sus frases son casi sentencias y reflexiones en voz alta sobre lo que debería ser un mundo mejor y, a la mayoría de sus personajes, sencillamente los abrazarías.
Toda la película es como un paisaje interior.
Es triste, dulce, optimista, a la vez que reivindicativa. Y todo ello bañado con ese misticismo que tiene la luz de los monasterios y los templos que hace que la narración parezca realizada con timidez.

Algunas de sus frases:

“Vosotros, los nuevos, os conformáis con trabajos de mierda porque no habéis visto nunca un milagro”.
“El mundo gira a través de un muro que separa clases.”
“Estás lejos de la referencia. Tienes veinticuatro horas para encarrilarte.”
“Es un número de serie pródigo.”
“Todos buscamos un atisbo de verdad.”
“¿Quién fabrica los recuerdos?.”
“Son datos simples los que hacen al hombre.”

Me ha parecido una pequeña gran maravilla, como su predecesora.

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Leerla

CE62A4B7-3DBD-4798-B3E4-63635CAB88CD

La poesía honesta.
Los pensamientos imaginativos.
Como caminar despacio alegrando los días.
Y navegar hacia un misterio.
Algo especial, impredecible, sincero.
Lleno de vida, repleto de pasión.
Leerla es como el lugar a donde irías.
Un continente, una casa sin cosas.
Un amparo de piel.

* Imagen: Fotografía extraída de internet.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cuando la humanidad es esencia

 

IMG_0847

Es la generosidad del amparo.
Es la pureza del atruismo.
Es el sentimiento de la cooperación.
Es el más ferviente antónimo del individualismo.
Es el regazo desinteresado del consuelo.
Es la liberalidad de la ayuda.
Es la empatía de la caridad.
Es la asistencia espontánea y natural.
Es la esencia del sustento sin condición.
Es el abrazo más sincero y profundo a una necesidad.
Es la solidaridad: La savia, la vida, la esencia de la humanidad.

México, donde las personas están sufriendo un injusto daño y pena, pero también donde rebosan la más hermosa humanidad y generosidad, donde la ayuda cada día abriga al dolor, donde cada mano, cada palabra, cada vía, cada día, son una esperanza.
Toda mi admiración al pueblo mexicano, a su altruismo, a su fortaleza y a su espíritu de superación.

comoayudar.mx

* Imagen: Fotografía de José Luis Montenegro.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Horas

IMG_0817

Las ocho de la tarde. El día decae y tamiza el paisaje. Dos siluetas se encuentran. Un coche se detiene en el arcén:
-¿Ya están aquí?
– Sí.
– ¿Suben?.

~

– Abre, Abre, por favor.
Los nudillos le tiemblan al golpear la puerta. La escalera huele a edificio antiguo y habitado. Una bombilla parpadea en la cuarta planta mientras las motas de polvo gravitan entre la atmósfera introvertida … En una escalera del extrarradio.
– ¿Qué haces?. Son las tres de la madrugada.
– Me he dejado las llaves.
– ¿Entras?…  – Entro.

~

Cabría toda la desesperanza en su cabeza si no fuera porque ella la había llenado de planes y de futuro.
– ¿Cómo puedo a estas horas estar aquí?. No me conozco.
Barriga y calva incipientes, ojos de autosorpresa, mirada de joven antiguo en pleno resurgimiento.
Son las seis de la mañana. Acaba de abrir el gimnasio. Ella lo apuntó.

~

Mientras un mar de calima parece derretir la luna, dos amantes se arriesgan a ir al grano.
– ¿Quien anda ahí?.
– Mierda, nos han descubierto.
Unos pasos se acercan, se adentran en sus oídos y en sus miedos. Risas mudas. Es la adrenalina del suspense, del peligro. Se besan. Se acurrucan.
Los oye. Sonríe y piensa: “Se están queriendo”.
Son casi las nueve. No hace frío.

~

Había un silencio concéntrico en sus caricias mientras el reloj marcaba las siete. Sus músculos, eufóricos de certeza, les hacian inciertamente felices mientras se decían con las manos todo aquello que piensan quienes todavía no han hablado. Sencillamente, se comprendían a través de las sensaciones.

~

Era una mañana afortunada de enero. Todo estaba igual, pero era diferente. No podía dormir. El insomnio es complemento de la inquietud.
– Estoy despierta desde las dos.
– Es que los sueños no dejan dormir.
– ¿Ya somos realidad?.

~

Las cuatro. En las puertas del Instituto todavía no hay nadie. La tarde es longeva y de luz apacible. A lo lejos, ruido de motos. Un grupo de jóvenes desciende de un autocar. Tres chicas se acercan rebosando adolescencia. Se llena todo de curso, aula y experiencias.
Es su primer día.
Un mensaje de whatsapp:
– ¿Dónde estás?. ¡Ah!, ya te veo.
– ¿Entramos juntos?.

~

Era una época de acontecimientos adormecidos en la que suceder se había aliado con la monotoría. Hasta que una mañana, a las siete y media, todo cambió. Las plantas brotaron, los ríos fluyeron. Hacía Sol y también llovió. La gente iba y venía, las noches se abrían, las plazas eran mercados, los libros corrían, el aire se animó de entusiasmo, se encantó el desencanto. Todo nació.

~

– Ya son las diez. Deberían haber acabado. Tardan mucho. No es buena señal.
Se levanta la mañana y los rayos empiezan a colarse por una de las ventanas de la sala de espera, como una pared de trasluz que, oblícua, desciende hasta los pies de la máquina de café.
Sillas aguardando a los esperadores. En una mesa, un periódico y dos revistas con páginas onduladas por las lecturas transeúntes del tráfico de la estancia, panfletos de publicidad con teléfonos, instrucciones, imágenes y datos derramados, cual figura geométrica improvisada, a lo largo y ancho de su superficie. Una pantalla en la pared informadora de la atención.
Pone una mano encima de la suya y la sujeta con ternura.
– Todo irá bien.

~

Suele sentarse junto a la casa de la esquina. Una golondrina se posa en la reja del patio. Una pareja pasea bajo los tilos. Las hojas parecen descansar suavizando la escena.
Acostumbra a llegar temprano para poder contemplar como llena la calle de radiosa vitalidad. Son las cinco en punto y suena la sirena de la fábrica. Ya sale y todo parece que va a ocurrir. Lo ve y lo saluda. Él va hacia ella, que le coge un brazo y reposa ligeramente la cabeza en su hombro. Como cada tarde, se rodearán de compañía, de palabras, de paz.

~

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario