Reloj sin guardia

Teletrabajar viendo como las golondrinas me dicen: “Ahora los encerrados sois vosotros.”. Ellas me ayudan a tocar el aroma de la libertad.

Y también hacerle la cirugía estética a la casa para hacerla cómplice de una confinidad.

Escribirme dentro una lista de lo que haría y haré fuera.

Y recordar lugares, personas y emociones por vivir y revivir.

La filosofía elegante de Darcy, mi mejor amigo gato, cuando se acurruca a mi lado, como diciendo: “¿Te quedarás más días?”

Los campos de amapolas que me imagino porque este año apenas veremos primavera.

Haciendo conjuros con la brujería del tiempo y espacio tranquilos.

Regalarle incentivos al alma y motivos a la esperanza, como cualquier optimista más o menos suicida.

Aprender y aprehender un poquito mucho. Un poquito más cada día.

No dejar de ver como amanece y como nada envejece sin embellecer.

Y seguir amando la vida, seguir armando la existencia, a pesar del viento, a pesar del lamento.

Volveremos a ser, distintos, parecidos o quizás como somos sin ropajes.

Guardemos el reloj, comienzan nuevos tiempos.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Desde el miedo, esperanza

¡Qué frágil es todo cuando todo es incertidumbre!

¡Qué efímero es todo cuando el futuro es tan inesperado como inquietante!

De repente, todo se detiene para poder avanzar.

Para sobrevivir.

Todo va despacio.

En las calles deja de haber personas y ruido.

Por eso se escuchan los pájaros, las hojas y las ramas de los árboles al moverlos la brisa, 

las olas, la llovizna.

Es el lenguaje de la Tierra que nos habla.

Nos ama y espera, la Naturaleza.

Y ahora, mientras nosotros nos encerramos para curarnos,

respira

¡Que ganas enormes de abrazarla cuando salga!

¡Que ganas enormes de vivir y de que todos nos salvemos!

Tendremos suerte.

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

También

A8F73D75-0B9E-4FCE-9AB5-A7BCB3987645

Yo también nací en uno de esos momentos y en uno de esos lugares donde se cree en lo imperceptible y donde miras al cielo o a una hoja mientras te habla el aire porque te embelesas con la existencia.

También me he quemado sabiendo que iba hacia el fuego y me he derretido acercándome a mi propio volcán y a los que he encontrado en el camino. Me he calado hasta los huesos por no querer llevar paraguas o haberlo cerrado en pleno diluvio.

Puede que me vuelva sal si miro atrás, pero sentiría y me entusiasmaría mil veces de nuevo si volviera a nacer. No podría vivir sin ilusión. No podría.

Yo también me he dejado de querer por no haber sido, sabido ni aprendido lo suficiente. Me arrepiento de lo que podría haber ocurrido y me emociono con lo que puede acontecer. Suspiro siempre por lo que me llena y por quienes me llenan, aunque no lo sepan, aunque no se lo diga.

Yo también hice lo correcto cuando debería haber hecho lo salvaje, lo indebido cuando tendría que haber hecho lo adecuado y demasiadas corduras siendo un loco.

He perdido batallas por no haber luchado lo suficiente y ganado guerras que me han sabido a la más amarga derrota.

Sigo intentando volar cogiendo la cuerda del porvenir y del “por venir”, porque me apasiona ese mecanismo que, sin ser máquina, impulsa por ser músculo de lo invisible.

Añoro cada día y cada día le digo a la madrugada que por la noche amanecerá bonito.

No dejo de admirar a quienes enamoran queriendo, aún sin quererse a sí mismas.

Me he hinchado a llorar al ver tristeza y alegría, porque no puedo ni quiero evitarlo. Me he abrazado y abrasado de soledad y de compañía.

No consigo entender y me duele en el alma ver la enfermedad y la muerte porque, aunque formen parte de la vida, son jodidamente injustas. No consigo entenderlas, como  o consigo entender ni aceptar el maltrato y la humillación.

Y contemplo a los seres felices, a los seres generosos y a los que luchan por sus sueños, porque por ellos y gracias a ellos existe el universo y porque nos hacen subsistir y resistir a los demás.

He recogido, recojo y recogeré los trozos de quienes se rompen y me dejan hacerlo y, al unirlos o intentarlo, me he unido, me uno y me uniré yo. También me ha  recogido a mi y doy infinitas gracias a quien lo ha hecho.

Me he puesto tantos límites que casi me he quedado sin contenido y me he extralimitado al contenerme o al dejar de hacerlo.

Mi mayor decepción es haber decepcionado a otros y mi mayor sueño es que se cumplan los de todos.

Yo también me quedé un poco y mucho en las ocasiones en que tuve el valor de saltar. Y volvería a hacerlo porque, aunque a veces te hagas daño, la caricia de la voluntad lo merece. Siempre.

Yo también me dejé la vida en aquel proyecto, en aquel viaje, en aquel beso, en aquel lugar, en aquella vez, porque supongo que la vida es eso: ir dejándola y creándola mientras vives o intentas hacerlo. 

Y quizás podría no apasionarme escribiendo o sintiendo, pero entonces no sería yo. Porque también dejé de ser “yo” reprimiéndome. Puede que haya dañado y, a lo mejor, también curé. Ojalá haya curado alguna vez o muchas veces y no haya herido  ninguna.

Yo también me muero por sobrevivir, me desvivo por no morir ni matar, me desespero y siempre espero creyendo que dentro de este mundo hay otro mejor o puede haberlo.

Y he pegado puñetazos a paredes imaginarias, construido muros innecesarios, apartado a quien me muero porque esté a mi lado, abrazado el aire, cantado a la intemperie con los sentimientos desorbitados. Me he asustado de no temer, sorprendido al disfrutar y hundido con el sufrimiento, gritado en silencio y susurrado al oído de la complicidad.

Yo también sucumbí y sucumbo cada día a mis miedos, que me rompen en pedazos y los voy recogiendo para intentar pegarlos con corazones. También he perseguido y he dejado de seguir, parando y sin parar. He sido vampiro y me han absorbido la sangre y la conciencia. 

Soy un error constante y ambulante. Persisto en hacer ofrendas al amor y a la sinrazón de sentir, por si vienes, futuro, por si vienes.

Yo también he desistido y desisto de vivir, hasta que algo o alguien me hace seguir o volar y entonces creo que todo es inmortal. Y respiro.

He hablado, he callado, hablo y callo, muchas veces cuando no debería, por los codos y por los poros. Me asesino y mato, me resucito e intento resucitar, de empatía. Es mi U.C.I. y mi terminalidad. Mi dolencia y sanación.

Yo tambié soy tormento y tormenta, atormento y me atormento. Pido perdón, perdono y no me perdono. No he dado las gracias cuando debería. He querido y me han querido, pero nunca he odiado ni odio a nadie. Solo a mí, a veces. 

Persigo esas cosas tan infinitas, efímeras y, a la vez, eternas que son la felicidad, la justicia y la igualdad. Esas que, como la paz, son savia que envenena el desaliento y la desesperación.

Como tú, nunca, nunca desistiré ni me cansaré de mirar al horizonte, porque algún día podremos caminar hacía él y porque cada una de nosotras nacimos en un instante de esperanza. Cada una de nosotras,

Y saltaré al vacío aunque me estampe contra el suelo de las letras, de la injusticia, y de la discriminación, aunque me tiemblen los dedos de la razón y el impulso se me tambalee. Porque el vacío deja de estarlo cuando lo llenas de palabras, de personas, de sentimientos y de voluntad.

Como y con vosotras, mujeres.

* 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

Imagen de Cecile Desserle

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

El don de las mariposas

Una pinza desmenuzada

es la que hace latir

el mundo de las pequeñas resistencias

Y así sentimos, poco a poco,

sin dudas.

Ella tiene el don de las mariposas

Y yo … la escucho siempre.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Todo eso … La Radio

No sería la misma persona sin la radio …

#Diainternacionaldelaradio
a través de Todo eso … La Radio

Cita | Publicado el por | Deja un comentario

Hogares

Podemos ver el destino en una mirada furtiva.

Saber que no sabemos nada al contemplar un nacimiento.

Podemos averiguar el significado de amar en una generosidad

Y entender que nada es imposible en los comienzos.

Podemos perder el norte buscando una travesía.

Caer en el desuso de no hacer nada por pensarlo todo.

Podemos percibir la nitidez de una esencia con la piel.

Y no intentar cambiar lo perfecto de la imperfección.

Podemos guardar los años en el almacén de los ahorros.

Gastar dinero en no tener nada que comprar.

Podemos leer, escuchar las sonrisas, contemplar las auroras.

Y entender que, en cada palabra, hay una casa.

Publicado en Uncategorized | 7 comentarios

Inocua trascendencia

Una solución nómada en el ágora de las oportunidades.

Un nicho lleno de deducciones pesimistas.

El equilibrio de la locura que estabiliza los universos.

Las consecuencias que nunca dañarán.

Los presentimientos que serán certezas.

Y toda la filosofía del alba en un árbol.

Imagen: Obra de Goxwa Borg

Publicado en Uncategorized | 9 comentarios

Un regalo

Un regalo es que nunca dejemos de emocionarnos.

Es un obsequio de entusiasmo.

Es ver y sentir poesía en la existencia.

Un futuro presente.

Es eso que se dicen dos personas cuando todavía no han hablado.

Notar el tacto de lo invisible.

Que te cuenten historias, que las vivas, las crees y que cuentes para alguien.

Un regalo es una carta, una palabra tras un teléfono, un abrazo se sinceridad.

Un donativo de caridad. Que te cuiden. Lo que te cura.

Un regalo es hacerlo.

Ser capaz de creer en lo mejor.

Dibujar cada día.

Una dación de libros, sonrisas, amistad y calor.

Un regalo es besar en la niebla, darle vacaciones al tiempo, contemplar un árbol.

Querer atrapar y compartir la libertad, ser un poco locura, un brindis de instantes.

Apasionar, que sepan tu canción, acompañar aunque no te lo pidan.

Un regalo es Abril.

La magia sin truco, un regazo, que te abran la puerta a un universo, una incipiencia.

Es un talismán contra el desaliento.

Un regalo son unos ojos, unas manos, una complicidad … Tú.

¡Feliz noche de Reyes!.

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

Mi deseo

Quizás somos un poco más viejos, estamos un poco más tristes, andamos un poco más despacio y tenemos más o menos miedo.

Pero nos encontramos aquí y somos un poco más cómplices, más sinceros, más humanos y más dulces.

Y sabemos que las letras, la música, el arte y las personas pueden salvar el mundo.

Feliz año 2020

Que se cumplan todos vuestros deseos. Ese es el mío.

Imagen: Julia Margaret Cameron

Publicado en Uncategorized | 10 comentarios

Destino

Cuando hacemos la maleta para viajar en el tiempo y se nos abre la estación de un ahora.

En el billete común hay una ida para siempre.

Volvemos a estar y ser.

Eres mi futuro.

¿Y si salvamos el mundo?

Imagen: Edouard León Costés

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario