En una ciudad

C1A96381-4F83-407E-B57A-8E2E76B39564

Aquella muchacha alegre de largas piernas, manos nítidas y pelo corto que conocí en una ciudad portuaria del norte, entre la bruma y los silencios de una noche de febrero, es la que llenó y llena mis días de esa peligrosidad que tiene lo feliz por sospecharlo efímero.
En aquel antro nos recogimos del frío y de las mutuas soledades. Una barra rodeada de humanidades dentro de cuerpos cansados y diálogos con la bebida, de historias quizás demasiado duras, quizás demasiado tristes, quizás demasiado intensas para no sobrevivir. Una máquina de tabaco y un jukebox al lado de una mesa entre taburetes y jugadores de billar, asiduos de la noche y seguramente del lugar.
Amaneció entre el humo de las confesiones casi espontáneas de dos desconocidos que, inconsciente y afortunadamente, ya nunca más lo serían.
Y, hasta ahora y para siempre, ella estará junto y en mí.

Hacía un frío terrible en el puerto esa noche, Las luces, con la calima, esfumaban y cubrían de ocre la calle, transformando los objetos y los transeúntes en siluetas difuminadas en movimiento, semejando sombras chinas a través de un velo que flotaba sobre los adoquines.
De pronto, una figura se acercó. Con una bufanda anudada al cuello cubriéndole ligeramente el rostro, sus botas de montaña y un gran cuerpo arropado por un abrigo lleno de historia y de una enorme persona. Su cabello ligeramente largo, una barba incipiente de dos días y unos guantes deshilachados no conseguieron edurecer una voz de una suavidad casi insostenible, como la de los narradores de las novelas en la radio de los sesenta. No pude resistirme a aceptar la invitación.
Se acabó el hastío y la soledad desde esa noche en aquel refugio de estibadores de la existencia, entre madera de estaño, lágrimas con sonrisas entre sorbos de intimidad y confidencias que duran hasta ahora y espero que no terminen nunca.

En una ciudad, dos desconocidos, una noche entre las calles, la bruma, las palabras y el alcohol de un encuentro.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

2018

D5AE6C89-54E7-4D93-9469-CCE88F0D04E1

Que el 2018 sea tu año y el de todos.
Que todos los retos se conviertan en logros.
Que la vida cuente contigo en todos sus instantes.
Que la plenitud llene todo el tiempo.
Que cada día sea el más bueno y cada minuto el mejor.
Ojalá un año de realidades deseadas y futuros anhelados.
Que el 2018 sea el principio, la continuación y la consecución de todos los proyectos, las pasiones, los sueños y las vocaciones.

¡Feliz año nuevo!

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Literaria operación

7A16B669-0FBD-42C3-BEB3-CDCD2DAF8DCE

No dejar en coma ningún punto de vista, sino un interrogante entre comillas. Y cualquier abecedario, entre signos de exclamación.
Guión entre paréntesis con puntos suspensivos, seguidos de apostrofar las articulaciones, poniendo acento en la barra invertida de composición, comprensión y combinación.
Sílabas uniendo vocales, en mayúscula consonancia con diéresis y asteriscos, sin espaciado y con esdrújula tonificación.
Ni un más ni un menos sino un igual, multiplicando y sin división, intentando realizar con las letras una literaria operación.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Navidad

C7B42BAB-BC3F-4CEE-A6A2-5DEB1777C1EF

Y ves las noticias: refugiados sin refugio, políticos sin política, dinero sin valor, pero también voluntarios de la ayuda, arropantes del dolor, manos entre manos … y sabes que hay Navidad.
Porque siempre habrá un niño en el regazo de Santa Klaus, un alta en un hospital, un nacimiento, besos en los callejones, un regalo sin precio, fabricantes de futuros queridos, amuletos generando buenas venturas, ensoñadores del pragmatismo, exploradores de remedios, abrazantes sin condición, planes convencidos, cápsulas proporcionadoras de entusiasmo, la doncellez de lo sincero, una infancia en cada crecimiento, devoradores de corazas, una caricia en la mejilla, los trazos de un texto emocionado en una declaración, un escultor de la vida, los procreadores de ingenio, un destino embriagador, asustadores del temor, la pericia imaginativa, momentos insospechados, un techo de naturaleza, lazos cruzados por amor, una calima en un prado tranquilo, los creativos de la creación, las olas suaves, manadas de todo lo salvaje, un hilo conductor, los poetas de lo imperceptible, un presente, una entrega, las noches con velas, un encuentro, el consuelo, lo hermoso de lo bello, un reloj perezoso, una mujer en lo masculino y la feminidad de cada hombre, una herramienta reparadora de vidas, las nubes recogiendo la lluvia, nochebuena en los días, resucitadores de las metas, sonrisas y risas, mesas y meses compartidos, un concierto, una canción, el arte de darte, el preludio de una inspiración, los gerundios, lo estupendo, los aportadores de humor y calor, un aula llena, una charla, los prólogos, un “Me atrevo”, mil “¿Vienes?”, trescientos “Te quiero” y un millón de “Dime”, la noche antes y el día después, la magia sin trucos, una libreta, un lápiz, las flores, el género sin dudas, las primeras veces, los libros compartidos, los bazares, una persona y todas las personas, una jornada y todas las jornadas, una vida y todas las vidas. Una Navidad en cada Navidad.

Feliz Navidad, hoy, mañana y siempre.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Trémula lírica

7BB4D4A5-436F-4B30-B788-0710AB49E7EE

¿Sabes?.
En cada página, me imagino como continuará el libro. Destino.
Si gritas, me amedranto. Si alzo la voz, me arrepiento.
Lo incalculable. Esa matemática. Con valor y sin precio.
Lo indómito, lo tímido, lo caótico, lo tierno, lo enigmático. La vida.
Poesía es el mundo desde alguien.
Me quejo, me puedo, me muero. No me voy y me doy.
Besar y versar cada día a la suerte por tenerla y para que no sea mala.
Injusto desorden si no hay juicio.
No tener miedo, sobretodo de mí. Un rito. Un reto.
Equidad, dame un árbitro.
Salgo corriendo sin tener fondo alguno ni moverme de sitio. Quédate.
Amar amar es amor.
“Es lo que hay”, me digo y nunca escucho.
“Me encantaría …”: Que sea tu presente y futuro.
¿Cazas?. No, nunca. Ni al vuelo.
Tener muchos años y nunca suficiente edad. Envejecer. Embellecer
¿Quien ha sido?. Dos preguntas en una.
Trémula y tremenda mente.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

¿Y si el subjuntivo fuera imperativo?

BD08BB4C-60EA-4884-B81D-2E40E6ACDD60

Una casualidad como Pennsylvania, como Samarkanda, como Lombok, como un arrecife colosal.
Procastinar prisas y prosas.
En el alféizar del horizonte sentarnos a ver el mundo y presentirlo todo.
Un prisma de corazonadas en una intuición.
Velar por los tesoros de la jungla, por los habitantes de los cuentos, por las estancias privadas del romanticismo.
Sucumbir.
Envolvernos en un regalo, en un relato, en un regazo.
Partidas apolíticas. Elecciones de terciopelo.
Veces calcáreas como un rostro de Botticelli.
Los sondeos interminables en una voz … Dime.
Ser frágil y valiente. Razón y pasión.
Lazos de cirujano sin operación. Cura
¿Y una conversación detallista sobre nimiedades encantadoras?
Indemizarnos con ocasiones. ¿Vamos?.
Temblar.
París en Diciembre. Sí
Tomar lo que se hurta en la travesía de un rubor.
Esa ladera entre lóbulo y omoplato.
La cúspide en el lomo de un libro, en las cuerdas de las arpas, en el centro y en cada lado.
Vibrar.
El mar de Baricco, Whitman en Lorca, Neruda enamorado, Gloria sin fuertes, Pizarnik viva, letras en flor.
Tu lugar en un destino.
Escapar por unos ojos.
El paraíso del presentimiento.
Unas manos. No hay temor.
Prendar.
Un talismán contra el desaliento.
El recorrido de la aorta en una emoción,
¿Y si el subjuntivo fuera imperativo?.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Por si lo lee … Por si lo lees

CD218CC1-8BDE-4AF0-9829-06363E3F01EF

Es como una hoguera en la playa, como dormirte en el sofá.
Un poema inaudito encontrado en una vieja librería de Estambul.
La lontananza detrás de las buganvillas salvajes en un acantilado.
Es como ver por primera vez una ópera, como un bosque mientras caen las hojas en otoño.
La minuciosidad del malabarista encima de un clindro, la infinita paciencia de un restaurador, la tenacidad de un investigador esperanzado.
Aquel curso en que perdimos las clases y la virginidad, en que aprendimos y emprendimos un poco o mucho la vida.
Es como el silencio enternecedor de un patio de butacas en una entrega de premios de una escuela.
La curiosidad de cuando observas a personas desconocidas en su cotidianidad.
La atracción evocadora de las aldeas medievales, de las alcobas con sábanas bordadas, de las voces de radio en la madrugada.
Es como todos los “te quiero” compartidos en los portales, como el aroma de las películas de los 50, como la evocación al misterio de la niebla en las calles solitarias.
Aquellos inventores locos y aquellas mujeres revolucionarias entre las kentias y la porcelana de los salones victorianos.
Esas cenas de cotillón entre guirnaldas de los 80 y Mujercitas en la tele.
Es como un amuleto en las manos supersticiosas de quien ruega, como una tormenta con duende.
La sensibilidad inquieta y sincera de quien entrega un regalo, el color de la confianza.
Esa pasión por la vida de quien resiste, la inefable adrenalina de conseguirlo.
Es como las obras que, bonitas y tímidas, están y te arropan en las salas pequeñas de los museos, como la última fila de asientos del autocar con los amigos.
Esa señal de tráfico que te guía cuando vas perdido, como un prado irlandés en verano.
El resplandor de los rostros de los refugiados cuando alguien los rescata, la voz misericorde de quien comprende.
Es como tu bolígrafo de escribir, como un mensaje dando una buena noticia.
Una villa encantadora en medio de la campiña, los ojos sabios y abrazantes de quien perdió y busca un hogar.
La interacción inconsciente y embriagadora de todo lo abstracto, el clima templado de los encuentros cómplices.
Es como todo eso y mucho más.
Y puede que no lo sepa. Por eso lo escribo. Por si lo lee. Por si lo lees. Seas quien seas. Estés donde estés.Vayas donde vayas.
Porque todos y cada uno podemos ser o somos un poco o mucho de todo eso. Podemos contemplarlo y sentirlo en otras personas o que lo vean y sientan en nosotros.

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios