No te olvido

BD05B8C1-FF45-482B-A225-8814C16B8B3B

Te he olvidado cien veces hoy.

Y no aprendo a estar en silencio.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y sigo persiguiendo las utopías de siempre

Te he olvidado cien veces hoy.

Y un burócrata me ha llamado bohemio.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y una niña alocada me ha pintado una sonrisa.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y las cuentas siguen sin salirse de la literatura.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y no puedo dejar de ensimismarme con la belleza.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y puede que quiera aunque no quiera.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y siguen sin divertirme los que no se divierten.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y voy plantándome en ceder casi siempre.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y sigo esquivando el rincón de pensar.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y cuando llueve sigo buscando el Sol.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y atrapo la vida que se me escapa del tiempo.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y las golondrinas … las golondrinas.

Te he olvidado cien veces hoy.

Y no me acuerdo de olvidarte, pasión.

Imagen: Iroshi Nonami

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

Crúzalo

Escucha, ¿me oyes?

Estoy al otro lado.

No es un muro. Solo es miedo.

Cree y desaparecerá.

¡Crúzalo!

Imagen. Francesca Woodman

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Un deseo

5286A445-5BF5-4254-AD3D-F0FEEFBA263E

Trescientas veces te diría que vengas,

dos mil ochocientas ocasiones en que lo he pensado,

novecientos treinta y cinco intentos de no encantarme cuando hablamos,

un millón de charlas bajo la lluvia y con el Sol,

mil y una noches hasta el alba,

infinitos ratos, innumerables sensaciones,

cincuenta mil trescientos momentos encontrándonos,

quinientos años por y para explicarte,

sin contar las letras.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Acontecer

img_2568

A las seis de la mañana del primer día del último segundo se encuentra la perfección de aquello que puede ocurrir o que no ocurrirá nunca.

La duda y la inesperabilidad de la existencia cuando es improvisadora.

¿Dónde estás suerte?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Entre latidos

315CA610-19C8-46E2-9C68-2ED1BCA3386D

Hay, entre latidos, una especie de espera del respiro, como la de quien, habiéndose sincerado, aguarda la respuesta de su interlocutor.

Tambièn hay una especie de lapsus del cuerpo que se reanuda con cada impulso del corazón.

Una máquina tan perfecta como inesperada es su reacción.

Porque no quieres sino cuando él te deja. Te permite amar sin desear y desear sin necesitar.

Te hace incapaz teniendo poder y te da voluntad para transformar en reto o meta una mera posibilidad.

Es tan cobarde como osado, tan valiente como terco y tan poco razonable como organizador de presentimientos.

Nuestra bomba atómica o el espacio ignífugo que evita quemarnos al arder.

Hay, entre latidos, un hermoso dispensador de emociones, un segundero de primicias, un tutorial de no seguir instrucciones, el nexo que une respirar con la inspiración. 

Y también … también estás tú.

Publicado en Uncategorized | 7 comentarios

Métrica corporal

La geometría de un cuerpo.

Cálculo ergonómico sin medida.

Rebeldía natural del perfeccionismo.

Imagen : Study Twin1626

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Contraseña

30335AEA-5384-4F47-B669-012FC2D11A0E

Debe contener mayúsculas y un escondite de complicidades,  minúsculas y los detalles embriagadores de espontaneidad, números y la literatura de las hydrangeas al despuntar el Sol, un mínimo de ocho caracteres y el infinito de las historias de un vagón.

Aunque sea insegura, que tenga el equilibiro apasionado de los encuentros con pasión.

Deberá preservar las protección de los datos, igual que las cartas clandestinas de amor o dolor.

Guárdela en un lugar seguro, como la memoria de los juglares encandilados por la belleza de un relato o una canción.

En caso de pérdida, recuerde una palabra inolvidable como las primeras veces y, quien dice una palabra, dice un nombre que apellide una buena acción.

Por si acaso y ocaso, la respuesta que habrá de contestar, sin faltar ni soltar, será la fecha o flecha de nacimiento de una alegría o emoción.

Y si, a pesar de todo y todos, no es posible o problable recordarla, facilíteme su dirección de correo ergonómico para enviarle una nueva opción.

Porque la contraseña de la vida siempre ha de conservarse, renovarse, mantenerse y ser la llave la toda elección.

Imagen: Obra de Jaya Suberg

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios