Cuando la humanidad es esencia

 

IMG_0847

Es la generosidad del amparo.
Es la pureza del atruismo.
Es el sentimiento de la cooperación.
Es el más ferviente antónimo del individualismo.
Es el regazo desinteresado del consuelo.
Es la liberalidad de la ayuda.
Es la empatía de la caridad.
Es la asistencia espontánea y natural.
Es la esencia del sustento sin condición.
Es el abrazo más sincero, espontáneo y profundo a una necesidad.
Es la solidaridad: La savia, la vida, la esencia de la humanidad.

México, donde las personas están sufriendo un injusto daño y pena, pero también donde rebosan la más hermosa humanidad y generosidad, donde la ayuda cada día abriga al dolor, donde cada mano, cada palabra, cada vía, cada día, son una esperanza.
Toda mi admiración al pueblo mexicano, a su altruismo, a su fortaleza y a su espíritu de superación.

comoayudar.mx

* Imagen: Fotografía de José Luis Montenegro.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Horas

IMG_0817

Las ocho de la tarde. El día decae y tamiza el paisaje. Dos siluetas se encuentran. Un coche se detiene en el arcén:
-¿Ya están aquí?
– Sí.
– ¿Suben?.

~

– Abre, Abre, por favor.
Los nudillos le tiemblan al golpear la puerta. La escalera huele a edificio antiguo y habitado. Una bombilla parpadea en la cuarta planta mientras las motas de polvo gravitan entre la atmósfera introvertida … En una escalera del extrarradio.
– ¿Qué haces?. Son las tres de la madrugada.
– Me he dejado las llaves.
– ¿Entras?…  – Entro.

~

Cabría toda la desesperanza en su cabeza si no fuera porque ella la había llenado de planes y de futuro.
– ¿Cómo puedo a estas horas estar aquí?. No me conozco.
Barriga y calva incipientes, ojos de autosorpresa, mirada de joven antiguo en pleno resurgimiento.
Son las seis de la mañana. Acaba de abrir el gimnasio. Ella lo apuntó.

~

Mientras un mar de calima parece derretir la luna, dos amantes se arriesgan a ir al grano.
– ¿Quien anda ahí?.
– Mierda, nos han descubierto.
Unos pasos se acercan, se adentran en sus oídos y en sus miedos. Risas mudas. Es la adrenalina del suspense, del peligro. Se besan. Se acurrucan.
Los oye. Sonríe y piensa: “Se están queriendo”.
Son casi las nueve. No hace frío.

~

Había un silencio concéntrico en sus caricias mientras el reloj marcaba las siete. Sus músculos, eufóricos de certeza, les hacian inciertamente felices mientras se decían con las manos todo aquello que piensan quienes todavía no han hablado. Sencillamente, se comprendían a través de las sensaciones.

~

Era una mañana afortunada de enero. Todo estaba igual, pero era diferente. No podía dormir. El insomnio es complemento de la inquietud.
– Estoy despierta desde las dos.
– Es que los sueños no dejan dormir.
– ¿Ya somos realidad?.

~

Las cuatro. En las puertas del Instituto todavía no hay nadie. La tarde es longeva y de luz apacible. A lo lejos, ruido de motos. Un grupo de jóvenes desciende de un autocar. Tres chicas se acercan rebosando adolescencia. Se llena todo de curso, aula y experiencias.
Es su primer día.
Un mensaje de whatsapp:
– ¿Dónde estás?. ¡Ah!, ya te veo.
– ¿Entramos juntos?.

~

Era una época de acontecimientos adormecidos en la que suceder se había aliado con la monotoría. Hasta que una mañana, a las siete y media, todo cambió. Las plantas brotaron, los ríos fluyeron. Hacía Sol y también llovió. La gente iba y venía, las noches se abrían, las plazas eran mercados, los libros corrían, el aire se animó de entusiasmo, se encantó el desencanto. Todo nació.

~

– Ya son las diez. Deberían haber acabado. Tardan mucho. No es buena señal.
Se levanta la mañana y los rayos empiezan a colarse por una de las ventanas de la sala de espera, como una pared de trasluz que, oblícua, desciende hasta los pies de la máquina de café.
Sillas aguardando a los esperadores. En una mesa, un periódico y dos revistas con páginas onduladas por las lecturas transeúntes del tráfico de la estancia, panfletos de publicidad con teléfonos, instrucciones, imágenes y datos derramados, cual figura geométrica improvisada, a lo largo y ancho de su superficie. Una pantalla en la pared informadora de la atención.
Pone una mano encima de la suya y la sujeta con ternura.
– Todo irá bien.

~

Suele sentarse junto a la casa de la esquina. Una golondrina se posa en la reja del patio. Una pareja pasea bajo los tilos. Las hojas parecen descansar suavizando la escena.
Acostumbra a llegar temprano para poder contemplar como llena la calle de radiosa vitalidad. Son las cinco en punto y suena la sirena de la fábrica. Ya sale y todo parece que va a ocurrir. Lo ve y lo saluda. Él va hacia ella, que le coge un brazo y reposa ligeramente la cabeza en su hombro. Como cada tarde, se rodearán de compañía, de palabras, de paz.

~

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mi pequeño país

IMG_0809

Hay una preciosa canción del cantautor LLuis Llach, cuyo título es “País Petit” (Pequeño País) y que está dedicada a Catalunya, su tierra, que también es la mía.
Creo que sentirte de un u otro lugar, como sentirte de todos o no sentirse de ninguno en particular, es eso: sentir. Es un sentimiento y, como tal, no debería imponerse, pero tampoco reprimirse, sino respetarse, porque es algo que depende del corazón, no de la razón.
Mi país, como dice la canción, es pequeño, es antiguo, es pacífico, es acogedor.
Si vieráis sus montañas llenas de caminos y ermitas, los campos de trigo en verano, los viñedos bañados por el mar, los caminos de ronda, los colores mediterráneos en las casas de los pescadores, la tradición del fuego, los cascabeles en las piernas en las fiestas de los pueblos, las torres humanas, como suena la “tenora”, como se unen las manos en las sardanas …
Si vieráis Montserrat, la Plaça del Pi, el Barrio de Gracia, el Rabal, Las Ramblas y toda Barcelona, el alma griega de Ampuries y las entrañas romanas de Tarragona, los plácidos arrozales del Delta del Ebro, los hayedos y los volcanes de la Garrotxa, Viella, los abetos y lagos de Aigüestortes, las islas Medas, la hermosa Girona, el puente de Besalú al caer la tarde, el misticismo de Scala Dei y Poblet, la preciosidad de Rupit, las buganvillas y los rosales de las fachadas de Ciurana…
Si vieráis como los almendros adornan febrero, como el 23 de abril las letras se enlazan con el amor, como los puestos se llenan de belenes en Navidad, el espectáculo del cielo en las puestas de sol de octubre, como en Mayo se cubren las calles de flores, las castañeras en Noviembre …
Si vieráis como se respira a Casas, a Moix, a Gaudí, a Fortuny, a Casals, a Martí i Pol, a Miró, a Espriu …
Si lo vieráis, me entenderiáis. Si lo habéis visto, lo comprederéis.
Mi tierra no es ni mejor ni peor, no es más ni menos bella que otra, pero, para mí, es hermosa porque son mis raíces, porque en ella nací y crecí y, por ello, forma parte de mí. Y eso no tiene nada que ver ni con leyes ni con política ni con disputas ni con fronteras. En todos, absolutamente todos los lugares que he visitado o conocido, he encontrado o descubierto belleza, así como en sus gentes. Todos son hermosos, todos, porque los lugares, las culturas, son como las personas: únicos, irrepetibles, profundos, infinitos por conocer y descubrir.
Hoy se celebra la fiesta nacional de Catalunya y he querido hacer esta publicación, no para convercer a nadie ni justificar ninguna situación, postura o pretensión. Todas son legítimas y defendibles. Forma parte de la convicción de cada uno posicionarse o no al respecto.
No soy ni formo parte de ninguna tendencia política. He convidido siempre y convivo con personas de todas las nacionalidades, orígenes, creencias, tendencias e idiologías. Creo en la tolerancia y, sobretodo, en el conocimiento y en el diálogo como fuente de toda relación humana. No me gustan ni las disputas ni las fronteras infranqueables, pero entiendo que todo territorio o pueblo es libre y tiene derecho a decidir cómo y por quien ha de ser gobernado.
Estamos experimentando en Catalunya momentos convulsos. Inquietantes, para unos y esperanzadores, para otros, pero que, en todo caso, son históricos y nunca antes vividos.
Los catalanes somos y siempre hemos sido gente pacífica y dialogante. Como muchas otras personas, amamos nuestra cultura, tierra y raíces, pero también la paz y el respeto a los demás.
Si hay algo que, en mi opinión, caracteriza y ha caracterizado siempre a Catalunya es el acogimiento y la convivencia de culturas y gentes de todo tipo y origen. Tierra de emprendedores, pensadores, tradición, innovación, arte y solidaridad. Éste y no otro es el espíritu y forma de ser de mi pueblo: abierto, hospitalario y diverso, con sus contradicciones y sus distintos anhelos, pero siempre desde la paz y el respeto. Ésta y no otra es la realidad. Es cierto que, en los últimos tiempos, han surgido posturas radicales, intolerantes y opuestas entre sí, pero opino que son minoritarias y que, en absoluto, representan a la mayoría de la población.
No eres más catalán por ser independentista ni menos español por querer a Catalunya, porque creo que sentir o no un territorio y cultura como tuyos y sentirte tú de parte de ellos (sea Catalunya, España o Mozambique) es eso: un sentimiento y, como tal, forma parte de la esencia, de las emociones, del interior de cada persona y no debería prohibirse, imponerse ni ser manipulado o politizado.
Esa es mi esperanza y deseo: que todo lo que está ocurriendo sea para el bien de todos y para el mal de nadie, que el entendimiento, la tolerancia, la comprensión y el mutuo respeto sean el camino, el objetivo y la finalidad.
Espero no molestar ni ofender a nadie con esta publicación. Mi única intención con ella es, siempre desde mi percepción y punto de vista, intentar describir el talante y la realidad de la sociedad catalana, mostrar como es mi tierra y explicar que mi sentimiento por ella, como el de muchas otras personas, es eso, un sentimiento, independientemente de la nacionalidad, creencia, idiología, origen o tendencia política que tenga cada uno.

País Pequeño (Letra traducida)

Mi país es tan pequeño
que cuando el sol se va a dormir
nunca está suficientemente seguro de haberlo visto.
Dicen las viejas sabias
que es por eso que vuelve.
Quizás sí que exageran,
da igual! es así como me gusta a mí
Y no sabría decir nada más.
Canto y siempre me sabré
enfermo de amor por mi país.

Mi país es tan pequeño
que desde lo alto de un campanario
siempre se puede ver el campanario vecino.
Dicen que los pueblos tienen miedo,
tienen miedo de sentirse solos,
tienen miedo de ser demasiado grandes,
da igual! es así como me gusta a mí
Y no sabría decir nada más.
Canto y siempre me sabré
enfermo de amor por mi país.

Mi país es tan pequeño
que siempre cabe dentro del corazón
si es que la vida te lleva lejos de aquí
y nos hacemos contrabandistas,
mientras no se descubran
detectores por secretos del corazón.
Y es así, es así como me gusta a mí
Y no sabría decir nada más.
Canto y siempre me sabré
enfermo de amor por mi país.

 

 

 

 

* Imagen: Obra “L’Esperit Català” de Antoni Tàpies.

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

Abrigo de paz

IMG_0804

Abrigo de serenidad.
Arcón de un mundo.
Manos de aura.
Piel innata de miel.
Pábulo de inspiración.
Fortuna de almíbar.
Céfiro al respirar.
Entrañable afabilidad.
Ineluctable paz.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Espontáneo

IMG_0790

Una rebanada de plan.
Una rima de instantes.
Un vertido de emotividad.

Una miríada de pros.
Una prisa sin prisa.
Una caricia de complicidad.

Un vaho de sentimiento.
Un trazo de ilusión.
Una acampada de ciudad.

Un poco de ese todo.
Una pizca de descompresión.
Una plaga de idoneidad.

Un día como París.
Un plato de intenciones.
Una paliza a la cotidianidad.

Una bocanada de sonrisas.
Un porche al anochecer.
Una hipnosis a la ansiedad.

Una borrachera sin alcohol.
Una marca de esparcimiento
Un tiempo sin cantidad.

Una inesperada ocasión.
Un recreo de pulsaciones.
Una combinación de espontaneidad.

* Imagen: Pintura de M. Denaro

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Historias, pensamientos … Letras

IMG_0782

En una calle, dos miradas transeúntes coinciden y el aire se embelesa de rubor.
Un tranvía llega a la parada diecisiete. Suben dos estudiantes con toda la literatura en los pasos. Hablan, se estudian, se aprenden.
“Ha sido una niña”, anuncia el médico mientras él se estremece y ella descansa en la sala de maternidad,
Alguien entra en una alcoba en busca de un cuerpo que acariciar.
En un rincón del presbiterio, un sacerdote esconde sus secretos y lo adora en silencio.
Pasa un halcón y el desierto vuela con él.
Dos jóvenes hacen el amor por primera vez en un cobertizo de los Everglades.
Se remueven sus cimientos mientras se muere por besarla y ella le sonríe acariciando su timidez.
Un científico está a punto se realizar su gran descubrimiento en un laboratorio de la tercera avenida bajo el fluorescente nítido de la esperanza.
En un cine, dos mujeres se emocionan al rozarse sus manos mientras miran la pantalla y contemplan sus sentimientos.
Ella llora en la cocina mientas un plato se rompe en el suelo y su vida tiembla.
El calendario marca un día en el que la agenda no tiene nada que hacer y ellos todas las cosas del mundo.
La preciosidad de un abrazo llena de vida los corazones de aquel pasillo.
Dos policías dejan de serlo para ser libres porque un ladrón les ha robado el desencanto.
Pasa un deseo y lo recogen fugaces las estrellas que anidan en las manos llenas de ilusión de un proyecto.
Cae la noche y una complicidad se confiesa hasta levantar el alba.
Le lee al pie de la cama y todo es más suave. Lo mira, lo entiende y se duerme escuchándole.
En el valle corren unos fugitivos. No huyen, se encuentran.
La ciudad duerme y entre dos desconocidos todo se despierta.
Mientras preparan la cena, se cuentan y encuentran el día. Un padre y un hijo, dos amigos.
En una frontera, se cruzan dos destinos.
En cada lugar, en cada persona: Historias, pensamientos … Letras.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Puede ser

IMG_0777

Déjate llevar por todo lo que perpetúa la felicidad.
Bebe de ti. ¿Me das?.
Sonríe volcándote de vida, por favor.
Hastía al hastío.
Una gaviota contra el viento entre los mechones de un cabello.
Una mañana de domingo, una tarde de viernes, un día entero naciendo.
Deslígate del tiempo y contempla las horas cuando son infinitas.
Tatúa los papeles en blanco con tinta mágica del alma.
Sopla las nubes. Detrás está el cielo de algodón.
Para los motores y enciende las velas. Tenue luz. Resplandor.
Tomar las copas de los árboles y, entre cafetales de letras, un té de aprecio, un zumo de cariño, un concentrado de amistad.
Y la ternura resbalándote en los párpados.
Una flor recogiendo los pétalos y la calma te abraza las entrañas.
Ama y quiérete por dentro y hacia afuera. ¿A ver?. Sí, así.
Te creeré siempre. ¿Lo sabes?.
Una cita con los ocupantes de los parques, con la buganvilla del jardín, con los habitantes de los libros, con las notas de Machín, con los enemigos de la guerra, con la sensibilidad del carmín, con los refugiados por los versos, con las rimas de Azorín. Con los presagios, con el filo de lo posible, con sentir, con soñar, con compartir, con existir, ¿Me acompañas?.
Porque cualquier noche puede ser día, puede ser estrellas, puede ser hoy.

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios